jueves, 18 de abril de 2013

Tercera Ruta Fernando Quiñones



 
 
 
 
 
   "Ni me mires tanto ni te de por seguir mis pasos, que a nadie le fue bien nunca el querer ser quien no es, y acuérdate de que mi vivir ha sido como las de oleada de mucha cresta, prisa y estruendo, que acaba como las otras, y todo luego se hace espuma y nada."
 
 
 
Fernando Quiñones
 
 
La canción del pirata
 
 
 
 
   Qué bien se estaba allí.
 
   Rodeados de buena gente, admiradores, amigos y familiares de Fernando Quiñones, recorriendo por Cádiz senderos que se abrían con palabras y recitales, que se iluminaban con voces flamencas que tronaban por las callejuelas y provocaban ecos invocando quejidos ancestrales.
 
   Qué limpio el cielo.
   Qué luz más potente por las plazas que atraían miradas y oídos donde las anécdotas tomaban hálito de vida, rememorando uno de los grandes.
 
   No se me ocurre, como he mencionado en otras ocasiones, escenario mejor y más bello para homenajear a alguien; pero si además hablamos de este hombre, de lo que fue, de lo que significa y lo que significará para el futuro de generaciones, entonces, el evento crece. Qué honor más grande Fernando Quiñones. Cuánto me ha enseñado este hombre sin conocerlo personalmente, acudiendo a mí gracias a la magia de literatura, su literatura, desde donde me guiña un ojo cuando necesito leer sus páginas llenas de frases que desprenden borbotones de lucidez.
 
   Qué bueno rodearse de buena gente en el Pay-Pay, por la Plaza de Mina, en la Alameda, en la emotiva playa de La Caleta que tan limpia le gustaba ver, en cuya puerta permanece inmortal...
 
   Gracias a todo aquel que prefiere un libro a una televisión.
   Gracias a todo aquel que resume en un cante mil palabras.
   Gracias al que se asoma a la vida con los ojos de la sencillez y la humildad.
   Gracias a todo aquel que da valor a lo suyo, a su tierra y sus costumbres, sin avergonzarse, alzándolo a lo más alto.
 
   Gracias, Fernando Quiñones, por tu grandísima obra.

 
 
 
 






5 comentarios:

Trinidad dijo...

Gracias por esta entrada ;)

Cuando era pequeña me encantaba La canción del pirata, de Espronceda. Seguramente esa canción me lleve a la novela de Quiñones. ¿Me recomiendas alguna edición?

Un abrazo y buen viento ;)

Sombragris dijo...

Un placer haber compartido dia y tener la oportunidad de seguir tu blog ...No se si te acordaras de mi...Coincidimos en Conil en otro tiempo...una alegría ver como cambian las vidas y ver en lo que se han ido convirtiendo los chicos de la Atalaya...un abrazo

Antonio Puente Torrecilla dijo...

Hola María!! Una alegría, como siempre, verte por aquí. Encontré la primera edición en una feria de libro viejo en La Coruña, esa es la mejor edición, de Planeta, noviembre de 1983, cuando fue finalista del Premio Planeta. Esa obra y Las Mil Noches de Hortensia Romero, son las que más me marcaron. Un abrazo gigante.

Antonio Puente Torrecilla dijo...

Hola Sombragris,

El placer es mío, Alfonso, de tener a un cantante tan carismático en mi blog. Y además, como bien dices, coincidimos en otro tiempo en Conil, qué buenos recuerdos de aquellos años... Un abrazo muy grande y espero que nos veamos en la siguiente ruta. Por cierto, que nos encantó cómo cantaste en la Plaza Mina. Enhorabuena por lo que haces. Otro abrazo...

Trinidad dijo...

¡¡¡FELÍZ DÍA DEL LIBRO, ANTONIO!!!

Me apunto la edición que me has recomendado. Un fuerte abrazo.