miércoles, 12 de diciembre de 2012

Diciembre. Mayas. Fin del mundo.




 
 
 





   Mi cuerpo se contorsionaba en el pequeño asiento del taxi que, a través de la lluvia, se adentraba en la península de Yucatán. Una lluvia torrencial recogida por los cenotes abriendo la piedra y la tierra, mostrando los vasos sanguíneos que discurrían bajo la superficie.
   Salimos muy temprano con el fin de evitar las masas de turistas que acudían a diario al complejo de Chichen Itza. Le estreché la mano al guía  particular que contratamos, presentándome, un maya bajito, cómo no, observando al fin, con la boca abierta el lugar por donde desciende la serpiente el día mágico del equinoccio, el efecto de luces y sombras del dios Kukulcán.
   Sin embargo, tras oír la espuesta del grito del quetzal en la cúspide de la pirámide, no pude por menos que interrogar al experto por las recientes teorías apocalípticas que atiborran estanterías de librerías, pantallas de cine y documentales sobre el fin de los tiempos.
 
   Tal como pueden ver en la foto, el observatorio astronómico que levantó la polémica. “Acaba un ciclo, una forma de concebir el mundo que nos rodea”, me dijo tras una difícil explicación matemática en la que computaba fechas… “Pero nada sobre meteoritos ni terremotos, así que tendrá que seguir pagando su hipoteca”.
   Reflexione, lector.
   Crisis y culpables. Situación insostenible que se hace más llevadera si una cultura ancestral la predijo. Causas sobrenaturales para la situación de crisis, como al final de la edad media con las brujas. Es más fácil.
   Curioso que se le haga tanto caso a unos cálculos grabados en la piedra y no se le de crédito a los sofisticados avances que la ciencia actual puede llegar a predecir. Curioso que estemos todos deseando ver cómo un meteorito resopla en el horizonte y se dirige hacia nosotros… Supongo que da morbo eso de las extinciones en masa, de una vuelta al principio; la prueba está en las series y películas sobre el fin de la humanidad.
   Quizás, después de todo, suceda que cada día estamos más convencidos de que algo estamos haciendo mal y no exista otro remedio que volver a empezar.
  
 


2 comentarios:

Trinidad dijo...

Un abrazo fuerte, Antonio. Muchas gracias por tus comentarios en mi blog.

Y aprovechando que el mundo sigue girando, te deseo una feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo.

Salud y suerte.

Brigadier Solsona dijo...

Precisamente hoy he estado hablado de este blog, y del libro, con un familiar tuyo que conozco.

Apenas tengo tiempo a la hora y la fecha que es para echar un vistazo a 'De levante a poniente', pero lo pongo en la carpeta de favoritos y volveré a tomar nota y aprender para seguir mejorando.

Y por supuesto buscaré 'Las aguas del tiempo'

Un saludo.